¿Qué harías si tu hij@ no quiere recoger sus juguetes?

El momento de recoger los juguetes es uno de los que más enfados provoca en todas las casas.

Nuestros hijos estás inmersos en el juego y el momento de parar para hacer otra cosa puede que les lleve al estallido emocional.

El cómo gestionemos esos momentos será la clave para marcar la diferencia en lo que queremos que nuestros hijos aprendan de esa situación o similares.

Depende de cómo estemos nosotros de energía ( si hemos dormido y descansado, nos ha ido bien el día, estamos contentos…) la respuesta que podemos dar puede ser muy diferente y a veces cuando nuestros hijos no reaccionan a la primera nos vamos quedando sin recursos qué utilizar y acabamos recurriendo al grito, a la amenaza, el chantaje, el premio…

No se trata de ser perfectos, se trata de asumir nuestra responsabilidad como adultos y utilizar otras opciones que nos hagan sentir mejor a nosotros y a ellos. 

Si reaccionamos en automático, dejándonos llevar por nuestro cansancio, estrés, agotamiento, etc: ¿Qué aprenden nuestros hijos de eso?

Si queremos mostrar a nuestros hijos habilidades de vida que tengan que ver con el respeto, la colaboración y la responsabilidad, sería bueno que nosotros como adultos actuamos desde ahí en los momentos más difíciles.  

Sé que no resulta fácil, ya que antes ( cuando nosotros éramos pequeños ) no era habitual educar  desde la comprensión, la calma, la empatía…pero hoy sí podemos decidir desde donde educar, ya que disponemos de muchas nuevas herramientas que nos ayudan a Educar en Positivo. 

Te invito a que pruebes algunas de estas herramientas para Educar en Positivo: 

1. Demuéstrale confianza con un recordatorio de lo que tu hijo puede hacer: 

“Te ha visto recoger tus juguetes antes, sé que lo puedes hacer” 

2. Realiza Preguntas de curiosidad: 

“Qué se te ocurre para que los juguetes queden en su lugar?” 

3. Reconoce y valida sus sentimientos: 

“Te estabas divirtiendo mucho, sé que es difícil para de jugar para recoger” “¿Qué te parece si yo recojo las fichas rojas y tú las verdes?”. 

Comprueba el conocimiento o comprensión del niño: 

“¿Qué se supone que debemos hacer ahora?” 

Invita a la cooperación

”Necesito tu ayuda y estoy segura que eres un maravilloso ayudante”

Ofrece Opciones limitadas: 

“¿Quieres guardar los bloques grandes primero o los pequeños?” 

Haz conexión y redirige: “Es más divertido si trabajamos juntos, ¿Qué te gustaría que hiciera yo para ayudarte a recoger y qué vas a hacer tú?”. 

Si te animas a probar estas opciones o si ya las has probado, cuéntame cómo te ha ido, te leo en los comentarios 😉

Un Abrazo 

Patricia Coach

Comments

  1. Raquel

    Me encantan estos consejos y yo creo que otra idea importante es la constancia.
    A menudo me dicen la suerte que tengo porque mi hijo sea cómo es, simplemente doy las gracias y digo que sí que es un niño maravilloso.
    Y es verdad que es maravilloso pero también es verdad que yo he dedicado mucho tiempo y energía a que, por ejemplo, sea ordenado hasta que lo ha interiorizado y hay ocasiones en que no me necesita para hacerlo.
    La Disciplina Positiva ofrece herramientas muy eficaces pero no mágicas que es lo que desanima a algunas familias. Hace falta un profundo trabajo personal y mucha paciencia para ver resultados. Durante un tiempo hay que tener fe y confiar en que todo saldrá bien.

Add A Comment