Cuando las prisas se adueñan de tu día a día

¿Cómo estás?

Después de unas semanas de no parar de impartir talleres y de escuchar a muchas familias, hoy vengo algo reflexiva. 

Creo que hay algo que nos une hoy en día a todos en nuestra maternidad / paternidad: Las Prisas.

No llegar a todo, los ritmos diferentes entre niños y adultos… y es que la sociedad nos pide que lleguemos a tiempo a una innumerable lista de cosas: al cole, al trabajo, a las extra escolares, a la ducha, a la cena…. y así se pasan nuestros días. 

Me viene a la cabeza el conejito de la película de Alicia en el País de las Maravillas diciendo: “Hay prisa, hay prisa” recordándonos continuamente que después de lo que estamos haciendo hay algo que nos espera, a lo que ya llegamos tarde.

Y la cosa no cambia demasiado en el fin de semana si nuestros hijos están apuntados a algún equipo de tenis, fútbol, baloncesto…los horarios se tienen que seguir cumpliendo y en ese ir con la lengua afuera a todas partes, a veces, nos olvidamos de lo más importante: 

Disfrutar de la crianza de nuestros hijos

Igual estoy algo susceptible porque dentro de unas semanas mi hija cumple 6 años y me doy cuenta de que el tiempo pasa muy deprisa.

Esta reflexión me invita a parar, a detener por un momento el tiempo y dedicarme sólo a ella, a tomarme algunas tardes en la que la cena sea algo sencillo o algo que podamos hacer juntas y a jugar y a estar presente, sólo con ella, sin tener nada más en mente que a ella.  

Sé que algunos horarios laborales no permiten conciliar, pero aún así seguro que hay algo que puedas hacer para que en el día haya un momento único para vosotr@s, quizás el momento de la cena, del cuento, de ir a dormir…. 

Cuida ese momento y disfrutadlo al máximo sacándole todo el jugo para que tanto para ti como para tu hij@ sea único y recordado por amb@s cuando pase el tiempo. 

Te invito a que contestes a estas preguntas para que consigas centrarte en lo realmente importante

Te propongo echar el tiempo hacia atrás:

  1. ¿Cómo te imaginabas la vida con tus hijos cuando pensabas en ser madre o padre? 
  2. ¿Hay algo que hoy puedas hacer que te acerque a esa imagen?

Te propongo echar el tiempo hacia adelante: 

  1. ¿Qué quieres que recuerden tus hijos de su infancia?
  2. ¿Cómo quieres ser recordado por ellos cuando no estés?

Y te propongo parar el tiempo y sólo tener la mirada puesta en tu peque

A mí responder a estas preguntas me sirven a no perder el foco. 

Me sirven para darme cuenta de que hay cosas que en el día a día hay que hacer, pero que también hay otras que puedo dejar de lado y ocuparme de lo realmente importante: Mi familia. 

Sé que es un reto difícil, sin embargo, sé que podemos hacerlo dejando de lado algunas cosas “secundarias” en nuestro día, siendo algo más flexibles, dejándonos sentir y siendo conscientes que lo que hoy sembramos en nuestros hijos serán sus recuerdos cuando sean mayores. 

Y tú, ¿tienes hoy la vida que te imaginabas cuando pensabas en ser madre/padre?

Te espero al otro lado en los comentarios.

Un Abrazo

Patricia Coach

Add A Comment