Qué hacer cuando tu hijo sale del cole llorando

Hola,

¿Cómo estás?

Te imagino de vuelta a la rutina  y de nuevo, o por primera vez, llevando a tu peque al cole.

No sé cómo habrá sido ese primer reencuentro con la escuela  y cómo habrá  salido del cole tu hijo cuando fuiste a recogerle.

Ayer mi WhatsApp se llenaba de mensajes contándome cómo había sido el primer día de muchos peques y las dudas de muchos padres sobre qué hacer cuando sus hijos les dicen que no quieren volver a ir o que no les gusta la escuela.

Recuerdo como me sentí yo la primera vez que me dijo Marta que no quería ir a la escuelita porque prefería quedarse conmigo, su llanto cuando la dejaba por las mañanas y su tremendo enfado cuando la recogía.

Mis sentimientos de culpabilidad por dejarla allí y no poder quedarme con ella, mis miedos de si estaría bien o no, la incertidumbre de no saber cómo la tratarían cuando ella estuviera mal me hacían cada día ir con un nudo en la garganta y en ocasiones salía yo también llorando al dejarla.

Después de comentarlo con sus acompañantes, de conocerlas, de confiar en ellas y de hablar mucho, mucho de mis miedos resultó que los miedos de Marta parecían desvanecerse y entonces entendí la gran conexión que tenemos los padres con los hijos. Ellos sueltan aquellas cosas que nosotros no soltamos y una vez todo queda fuera la calma llega sin más.

No te voy a decir que fueron días fáciles, me dolía ver que mi hija cuando la recogía en vez de estar contenta por verme se quería quedar más allí ( con lo que le había costado por la mañana entrar y luego no quería salir, ¡¡ayyyy estos pequeños!! ) o no quería hablar conmigo…Luego entendí que era su manera de mostrarme su enfado y cuándo le puse palabras a lo que le estaba pasando, empaticé con ella y le hablé de sus emociones poco a poco todo fue yendo mejor.

Te invito a que sostengas las emociones de tus hijos, les abraces, les des tiempo, empatices con ellos y sobre todo que tengas kilos de amor y de paciencia para los días que vienen, porque aunque unos estén divinamente puede que otros todo cambie, así que recuerda: » Todo pasa y todo llega» .

Tus peques necesitan que entiendas sus emociones, que las valides ( aceptes ) sin negarlas, que te pongas en su lugar, que no adornes lo que les pasa, sino simplemente que le pongas palabras a lo que puede que estén sintiendo, sólo así se sentirán arropados en estos días de cambio para todos.

Y si tu peque llora cada vez que sale del cole te doy algunas pautas por si te sirven de ayuda para llevar esos momentos.

Cómo acompañarles cuando salen del cole llorando

  1. Ponte a su altura, abrázale y sostenle sin palabras.
  2. Espera a que esté calmado y haya cesado el llanto para hablar con él.
  3. Cuando esté tranquilo habla sobre cómo se ha sentido allí. Si tu hijo se comunica verbalmente te resultará más fácil hacerle entender qué hacer cuando te eche de menos, si por el contrario todavía no habla intenta estar tranquilo cuando lo lleves al día siguiente, habla con sus acompañantes, confía en ellos y transmítele esa serenidad y seguridad a tu pequeño. Si tú te sientes tranquilo con sus profesores tu hijo lo percibirá y sentirá esa calma.
  4. Observa con atención su comportamiento después de estar en la escuela, entiende que es un cambio y que necesita tiempo para adaptarse. Estate alerta si ves que sale del cole eufórico, a veces, si salen contentos nos relajamos creyendo que todo ha ido sobre ruedas y luego en casa sale todo ese estrés acumulado durante el día y estallan por cualquier cosa. Recuerda que toda emoción desbordada, tanto la alegría como la tristeza, es debido a haber tenido anteriormente momentos de estrés no canalizados, así que observa con atención si sale muy contento o muy triste porque entonces es posible que estalle tarde o temprano.
  5. Dedica tiempo en exclusiva para estar con él.
  6. Amor, mucho amor y kilos de paciencia porque pueden pasar de una emoción a otra en un segundo, estar más demandantes o más irritables. Todos estos comportamientos son normales. Ten en cuenta que la adaptación no es sólo el mes de septiembre, los niños realmente terminan de adaptarse a todo antes de Navidades, así que es un período que lleva su tiempo.

Si necesitas que te ayude a transitar este cambio, sólo tienes que escribirme a info@patriciacoach.com y te acompañaré dándote claves para llevarlo de la manera más sana posible para todos.

Te escribo el martes que viene, hasta entonces me tienes al otro lado 😉

Un Abrazo

Patricia Coach

 

 

 

 

 

Add A Comment