El desapego, ¿cómo llevas el separarte de tus hijos?

¿Cómo estás?

Yo sigo disfrutando de las vacaciones en familia, me queda una semana para estar con las peques y estamos aprovechando al máximo.

La semana pasada te comenté lo que me supuso la primera quincena de Julio separarme de mi hija y dándole vueltas sé que tiene mucho que ver con el Desapego.

Y desde mi punto de vista ese «no saber separarme de ella» tiene que ver con algunas heridas de infancia, aquellas cosas que vivimos de pequeños y que hemos interiorizado de manera inconsciente en forma de miedos y limitaciones.

Esas heridas de «abandono» que vivimos de pequeños resurgen cuando nos separamos de nuestros hijos de muy diferentes formas: miedo a separarnos de ellos, miedo a que no sepan estar sin nosotros, miedo a que no nos echen de menos cuando no estamos con ellos, miedo a que se lo pasen mejor con otros que con nosotros….En definitiva: inseguridades que nos hacen meternos en una montaña rusa emocional que no nos hace ningún bien, ni a nosotros ni a ellos.

Está claro que en la primera infancia el generar apego con el bebé es de las cosas más importantes para que el niño crezca sano emocional y fisicamente, sin embargo cuando se van haciendo más mayores y quieren más espacio para ellos ( por ejemplo cuando quieren irse a un campamento de verano, cuando quieren estar más con sus amigos y pasar más tiempo fuera de casa, en la adolescencia )  o cuando por circunstancias que ellos no han decidido ( como es el caso de las las vacaciones repartidas, cuando los padres están separados )  es importante ser conscientes de cómo llevamos nosotros, los adultos, el desapego emocional.

En muchos casos generamos relaciones de dependencia con nuestros hijos por el simple hecho de sentirnos necesarios, por querer que nos necesiten para vivir y eso a ellos les hace llevar una carga muy pesada.

Esas relaciones de dependencia que generamos con nuestros hijos ( y también con nuestras parejas )  nos crean unos miedos que nos limitan y nos impiden ver las cosas positivas que tiene tomar distancia y dejar libertad al otro.

Hoy te doy algunas claves para que puedas llevar la «separación» con tus hijos ( o pareja ) de la mejor manera posible:

  1. Nadie es de nadie, querer no es poseer.
  2. Acepta las cosas como vienen en lugar de estar esperando constantemente a que sean como quieres.
  3. Deja que tus hijos se equivoquen y así puedan aprender por sí mismos.
  4. Confía, delega y respeta el espacio del otro.
  5. Expresa tus emociones (te he echado de menos cuando no has estado )  sin manipulaciones ni chantajes.

Y tú, ¿cómo llevas el separarte de tus hijos?

Te mando un abrazo y te deseo unas ¡Felices Vacaciones!

Patricia Coach

 

Add A Comment