Cómo incorporar la Tabla de Rutinas en tu hogar ( Parte 2, Consejos )

¿Cómo estás?

La semana pasada te hablaba de la Tabla de Rutinas, herramienta de Disciplina Positiva, para que pudieras establecer con tus hijos qué cosas puedes hacer para que no se te haga tan cuesta arriba ese «momentazo » del día. 

En mi caso, cuando Marta era pequeña el momento de ir a la cama parecía que nunca llegaba, se ponía a remolonear en el sofá, se ponía a jugar con algo y al utilizar la tabla, ella, a modo de juego, fue incorporando las cosas que tenía que hacer antes de ir a dormir y de manera muy natural las fue incorporando, poco a poco, hasta acabar haciendo sus rutinas ella sola y sin tener que insistirle nada.

Te dejo el enlace de la semana pasada por si no lo has visto: http://patriciacoach.es/2019/03/25/como-incorporar-la-tabla-de-rutinas-en-el-hogar/

Hoy te incluyo alguna cosa más, después de mi experiencia al utilizar la Tabla, te propongo que:

  • Anticipes lo que vais a hacer a partir de ahora, contándole a tu peque la herramienta de la Tabla de Rutinas
  • Pon la tabla en un lugar visible, que pueda estar a su altura
  • Utiliza un reloj para marcar el tiempo de cada acción, puede ser uno de arena (los tienes en Amazon de 3, 5, 7 minutos)  o alguno que tengas ya en casa. 

Nosotros usamos el reloj que tenemos en el salón y en el momento de juego (antes de lavarse los dientes) y en el del cuento (antes de dormir), le indicaba que pasado el tiempo que hubieramos acordado  se pasaba a la siguiente actividad, porque si no esos pasos se alargaban muchísimo. 

Cuando llegaba el tiempo de juego tranquilo, después de cenar, le preguntaba :¿qué toca luego?. Ella miraba su tabla y decía:” Lavarse los dientes”, entonces mirábamos el reloj  (solían ser las 20.30) y le decía: “Eso es, cuando la aguja llegue aquí toca lavar los dientes” y señalaba las 20.45. Cinco minutos antes de que llegara esa hora le recordaba: “Marta mira el reloj, la aguja se acerca a la hora que habíamos dicho, vamos a ir recogiendo los juguetes y así nos dará tiempo a leer más cuentos”.  

Para romper con la actividad le solía preguntar: “¿Con quién vas a querer dormir hoy?, venga vamos a cogerlo”,  y ya iba directa al baño y después a la cama. 

Cuando llegaba el “contar cuentos” le decía que eligiera dos ( porque es lo que teníamos acordado ) . 

Serán 1 o más cuentos los que leeríamos dependiendo de si íbamos en hora o no, si se nos había echado el tiempo encima como ya se lo había adelantado le decía: “Vaya… hoy sólo da tiempo a leer uno, mañana nos damos más prisa y así podremos leer más”. Normalmente a las 21.15 estaba ya dormida. 

Ten en cuenta que depende del día le costará más o menos seguir la tabla, no es lo mismo un domingo después de haberse levantado tarde que un día entre semana. 

Te invito a que al principio seas flexible para ir adecuando los tiempos a las necesidades de todos, a veces 5 minutos más o menos hacen que el resto de la tabla vaya rodada, una vez sepas cuales son los tiempos acordados mantenlos con amabilidad y firmeza.

Te garantizo que funciona, igual todos los días no, pero en nuestro caso si antes costaba que fuera a la cama a diario, luego sólo le costaba de vez en cuando y eso ya era todo un triunfo.

Ahora con ya 5 años, ya no necesita la tabla de rutinas y no resulta ningún esfuerzo para ella, ni para mí, el momento de ir a la cama.

 

Si te gustaría que te ayudase a incorporar en tu hogar, ésta u otra herramienta respetuosa contigo y con los peques, sólo tienes que escribirme a info@patriciacoach.com y estaré encantada de acompañarte en tu proceso de cambio.

Un Abrazo!
Patricia Coach

Add A Comment