¿Cuántas veces das al pause en tu día?

¿Cómo estás?

Yo en una maratón de cosas por hacer, entregas para la universidad, preparar talleres para coles, organizando cosas nuevas, estar con mi hija….y en esta vorágine me he dado cuenta de lo bueno y necesario que es darle al pause.

Sé que en otras ocasiones te he hablado de ello, de la necesidad de parar, hoy vuelvo a mencionártelo porque creo que recordarlo viene bien para interiorizarlo.

Darle al pause en tu día a día puede ser la mejor de las recompensas para seguir adelante.

Para, para darte cuenta de algo muy simple pero que en el listado de cosas por hacer se nos suele pasar desapercibido, dale al pause para decirte y recordarte que:

¡hoy estás viv@!

Y sí, dirás: qué simple, pero la vida se basa en las pequeñas cosas, en las sencillas y grandiosas cosas que nos llenan nuestro día a día y darnos cuenta de que estamos vivos a mí me hace volver a darme cuenta que el resto puede esperar, que los retos se solucionarán y que todo saldrá de la mejor manera posible si yo paro y me doy cuenta de todo lo que tengo y soy aquí y ahora, de que estoy viva y que eso ya me permite seguir adelante.

Así que mi invitación de hoy es que te permitas darle al pause en tu día al menos una vez, sé que al principio cuesta hacerlo porque nuestro automático de ir a mata caballo y sin parar hace que se nos olvide, así que te propongo que te pongas una alarma para hacer tu pausa diaria.

Ponte un aviso a una hora en la que simplemente te invito a que respires, que mires a tu alrededor y digas: estoy viv@, gracias por todo lo que soy y tengo en este preciso instante y sigas con lo que estuvieras haciendo.

Te aseguro que te hará recargar energía y ser consciente de tu aquí y ahora.

Todos tenemos fecha de caducidad, el tiempo pasa tan rápido que, en ocasiones, se nos olvida.

Darle al pause te servirá para ser consciente de que mientras sigas vivo puedes seguir adelante con todo lo que te propongas.

Diviértete, canta, baila, juega, ríe, ve a por tus sueños como si no hubiera un mañana, hazlo, porque realmente ninguno sabemos cuándo dejaremos de tener un mañana.

Un Abrazo!!

Patricia Coach

 

Add A Comment