¿Pides ayuda cuando no puedes más o eres de cargar con todo lo que te echen?

Llevo un inicio de semana algo movido, muchas cosas que hacer y poco tiempo para poder llegar a todo.

El trabajar por la mañana, estudiar para la universidad, tener sesiones personales, preparar talleres, estar por las tardes con mi hija, hace que en determinados momentos me quede sin energía para avanzar y aunque me meta prisa, presión y auto exigencia para alcanzar a todo, cuando me tomo unos minutos me doy cuenta que esa no es la solución.

Como dice mi madre, es necesario parar, ir más despacio, detenerse para poder organizar y planificar todo, para coger aire y seguir adelantesi no lo hacemos el precio a pagar, pasado un tiempo será bastante alto, enfermedades, estrés, cansancio, amargura, poca paciencia con nuestros hijos, serán algunas de las cosas que nos surgirán si no nos tomamos un respiro y vamos con más calma.

Hoy vengo a hablarte sobre la necesidad para nuestro bienestar y el de nuestros hijos de liberarnos de cargas, que en muchos casos nos buscamos solos y nos obligamos a llevar a cuestas.

Parece que el ir de Superwoman o de Superman es lo que está de moda y no nos damos cuenta de las enormes consecuencias que pueden tener a largo plazo en nuestro cuerpo y en definitiva, en nuestra vida y en la de nuestra familia.

Mostrar a nuestros hijos que tenemos un límite y que es bueno pedir ayuda serán cualidades preciosas que será bueno transmitirles, pero para ello tenemos que entrenarlas y practicarlas.

Te invito a que por unos momentos reflexiones sobre los 6 puntos que te marco a continuación, ya que el seguirlos te llevarán a ver que el cargar con todo no es la solución para que las cosas salgan, hay otras opciones menos pesadas que también sirven.

  1. Diferencia lo importante de lo urgente y da prioridad a lo realmente importante en tu vida, tu salud, tu familiar y vuestro bienestar.
  2. Admite que aunque puedas con todo el precio de llevar tu sol@ la casa, el trabajo, los niños es muy alto y a la larga te pasará factura
  3. Suelta tanta responsabilidad, ser adulto significa tomar decisiones, pero no es necesario que sólo tú seas quien las tome, llega a acuerdos con tu pareja (si tienes) o familiares para que las decisiones sean compartidas y así no lleves todo el peso tu sol@
  4. Delega y confía en otras personas, seguro que hay algunas cosas que te liberarían de algo de carga si le pasaras el relevo a tu pareja, madre, padre, hermanos…apunta qué cosas podrían hacer los demás por ti para así sentirte algo más liberad@.
  5. Pide ayuda, si lo haces le estarás transmitiendo a las personas de tu alrededor que cuentas con ellas y eso seguro les hará sentir útiles, al contrario de lo que nos creemos.
  6. Tomate un respiro, a veces cuando estamos tan cargados de cosas por hacer nos agobiamos y el ir a todo prisa hace que empeoremos la situación, así que calma, respira por unos minutos, ya verás como cambiar el chip con la respiración te hace a tener una actitud más positiva y tener más energía para continuar.

Todas estas cosas son las que me digo a mi misma para poder seguir adelante, te animo a que lo interiorices, reflexiones sobre ello y hagas para soltar esas cargas que tan pesados nos hacen sentir.

Y tú, ¿eres de los que pides ayuda o eres de cargar con lo que te echen?

Un Abrazo

Patricia Coach

Add A Comment