¿Es normal que los niños pequeños no quieran compartir sus juguetes?

¿Cómo estás?, ¿qué tal llevas la semana?

Nosotras disfrutando de las tardes en el parque, ya que todavía nos acompaña el sol y es maravilloso ver cómo los peques se relacionan, juegan y aprenden allí.

Como ya sabes, soy bastante observadora, así que muchos días me los paso simplemente viendo cómo mi hija juega, cómo se relaciona con otros niños y qué hacemos los adultos en esas situaciones.

Me he dado cuenta que se siguen repitiendo frasecitas de antaño, que salen de manera automática, como la de “ tienes que compartir tus juguetes”  sin saber que lo que le estamos pidiendo a ese pequeño es algo tremendamente difícil para él.

Dependiendo de la edad que tenga el peque esto del compartir se puede convertir en un verdadero reto para el niño, sobre todo si éste no tiene más de tres años.

El decirles que compartan sus juguetes, para ellos sus tesoros, con quienes nosotros queremos y así, sin más, cuando ellos todavía no están preparados para hacerlo, puede ser algo que les genere mucha confusión.

Ten en cuenta que su etapa de socialización surge normalmente a partir de los 3 años, con lo que eso de estar con otros niños ya es algo que de por sí, para ellos, no es muy natural. Sólo tienes que observar en las aulas de las guarderías como hay pequeñajos jugando solos, cada uno a su bola, ya que todavía no han llegado a su fase de relacionarse con otros.

Además de eso,  no tienen consciencia del espacio- tiempo, con lo que no van a entender que sólo va a ser durante un determinado tiempo  el que otro niño tenga sus juguetes tan preciados.

Sé que en muchas ocasiones, el decirles que presten sus cosas, tiene que ver con el querer que nuestros hijos sean generosos, pero obligarles a que dejen sus cosas cuando ellos no quieren, cuando no están preparados, no les va a ayudar en absoluto a desarrollar esa preciosa cualidad.

Y te preguntarás, vale  y entonces ¿qué hago?

A mí se me ocurren varias opciones, algunas no serán muy aceptadas socialmente, pero se trata de eso, de cuestionar lo que estamos haciendo hasta ahora para que empiecen a surgir cambios en la forma de educar a nuestros hijos, que tengan que ver más con el respeto y el entendimiento de su desarrollo evolutivo.

Te invito a que pruebes estos dos pasos y después me compartas cómo te has sentido tú y qué has observado de tu hijo.

  • Explica la situación a tu hijo con frases como: “Parece que fulanito quiere tu juguete, ¿se lo dejas un rato?”.

Llegados a este punto pueden pasar dos cosas:

  • Que diga que sí y asunto resuelto o
  • Que diga que no. En este último caso, mi opinión es que toca respetar su decisión y esperar, podemos decirle cosas como: “vale cuando se lo quieras dejar me avisas para dárselo, ya verás que contento se pone cuando se lo prestes”.

Ah! Se me olvidaba, norma para mi fundamental, las cosas se piden, y hay que esperar a que te las den, así nos evitamos que se las quiten de las manos, que es lo que suele frustrarles y por tanto desencadenar en enfado y en “rabieta”a esas edades.

Continúo…

Normalmente, pasado un tiempo, si el niño se ha sentido respetado, sorprendentemente  cuando terminan de jugar con ese juguete van al niño que quería el juguete y se lo dan.

2             Valida las emociones, valida ese gesto haciéndole saber cómo se siente el otro niño cuando le da ese juguete, con frases como: “mira, sonríe porque se ha puesto contento al dejarle tu juguete”, “gracias por prestárselo”.

También se puede dar la situación en la que el niño dice que no quiere prestar su juguete, no lo quiere dejar por más que tú le preguntes o esperes. En este caso, simplemente no quiere prestar su juguete y ya está; y en mi opinión, aunque a nosotros nos cueste entenderlo, considero que hay que respetarlo.

Imagínate que a ti alguien que no conoces te pide tu coche. De primeras te sentirías extrañado, preguntándote como alguien que no sabes ni quien es te pide algo tuyo, tan personal. Pues a los niños les pasa igual, tampoco quieren dejar sus coches, porque aunque sean de juguete para ellos es como el tuyo de verdad.

Visualiza por un momento la siguiente escena:

Alguien que no conocéis le pide el coche a tu pareja y tu pareja le dice que no y tú sin tenerle en cuenta dices: ”venga sí, bájate del coche, cariño”,” toma las llaves, que te lo deja”, así sin saber si tu pareja lo necesita para ir algún sitio, si lo estaba utilizando en ese momento, si se lo quiere dejar…¿cómo crees que reaccionaria tu pareja?, ¿cómo crees que se sentiría?

Pues con los niños pequeños pasa lo mismo, sienten lo mismo con sus cosas. Necesitan sentirse aceptados y saber que su opinión cuenta, así que si tu hijo no quiere compartir, mi invitación es que lo aceptes y esperes a que crezca y esté preparado para hacerlo.

El que sean generosos llegará, además de corazón porque lo harán cuando realmente quieran, no a regañadientes o enfadados.

Te animo a que lo pruebes, si aún tus hijos son pequeños, y  me cuentes qué sucede cuando les dejamos que ellos sean los que decidan y se responsabilicen de sus cosas.

Para cualquier consulta me tienes al otro lado, en info@patriciacoach.com

¡Un Abrazo!

Patricia Coach

Add A Comment