Cómo fue mi experiencia con la lactancia materna

Llevo unas semanas en las que vuelven a acudir a mi mamás que acaban de empezar con la lactancia materna y hoy viendo artículos antiguos me he encontrado éste que escribí hace dos años, que igual os puede servir de ayuda a las que estéis en estos momentos con la teti.

Aquí va…

Llevo dando el pecho a mi hija dos años, dos años con múltiples etapas en esto de dar la teta.

Los primeros días fueron bastante fáciles, mi niña se agarró bien y la leche me subió sin apenas darme cuenta pero según fueron pasando los días la cosa fue empeorando.

Me dolía un montón cada vez que ella se enganchaba, se me formaron unas grietas horribles en los pezones y sangraban en cada toma, lo que hizo que aquellos momentos fueran en muchas ocasiones horribles, me recuerdo mordiendo algo en el momento en que me la ponía al pecho para no gritar y asustarla.  Os puedo asegurar que esas sensaciones las viví en muchíiiiisimas ocasiones, ya que mi hija demandaba casi cada hora hasta no sé cuantos meses, tanto de día como de noche. Así era difícil que aquello se regenerara, no daba tiempo, me echaba cremas para endurecer los pezones y estaba con las tetis al aire casi todo el tiempo pero tardé cerca de 3 meses en hacer callo y que la cosa fuera bien, bien.

Tuve momentos de mucha desesperación, creía que eso no podría ser así, que algo estaba haciendo mal pero después de consultar a mi matrona no había duda, ella se agarraba bien, pero teníamos que coger buenas posturas y así sólo sería cuestión de tiempo que la cosa fuera mejor. «Una semana más, me decía… ya te queda poco para que quede instaurada la lactancia», gracias a ella, a su acompañamiento y a sus palabras me sentí fuerte y confiada para seguir.

Yo quería darle el pecho a mi hija, eso lo tenía claro antes de ser mamá, pero no sabía que era así, nadie me había contado nada de lo que implica la lactancia y es por eso que hoy quiero compartir mi experiencia, para que las mamás que hayan decidido dar el pecho a sus hijos no tiren la toalla creyéndose que es un tema suyo, es un tema de casi todas las mamás que dan de mamar a sus bebés.

Como consuelo he de deciros que el comienzo, que es a veces duro es una etapa que pasa, cuesta pero pasa y después de esa viene la buena.

Después de esa fase, llega  la del placer y la tremenda conexión con tu peque, parece que todo va rodado, os vais conociendo y ya sabéis ambos ( el bebé también ) en qué posiciones os sentís más cómodos, qué pecho le gusta más, y ya podéis dar la teta casi sin percataros de que estáis dando el pecho a vuestro hijo, en la calle, en la mochila, tumbadas en la cama, en el sofá, mientras estáis comiendo…, ahora sí se llega a la naturalidad de la lactancia, te haces consciente de la naturaleza de tu cuerpo, ves como tu bebé va creciendo nutriéndose solo de ti, de tu leche que le alimenta en todos los sentidos, física y emocionalmente.

Pasados estos meses, llegan otros distintos, en la vida todo cambia y una vez más, en mi caso, la lactancia pasó por otros momentos.

De cara a los dos años, nos tocó vivir otra etapa, días en los que disfrutaba muchísimo dando el pecho a mi hija y otros en los que quería que terminara rápido, ya no me gustaba sacarme las tetis en cualquier momento y situación, no sé si sería el frío o qué, pero es lo que sentía con la correspondiente culpa por sentirlo, pero así era, continúe un poco por inercia y porque cuando me plantee en algún momento dejarlo vi que no era el momento de mi peque, ella aún la necesitaba y yo me di cuenta que estaba dispuesta a seguir dándosela, con lo que tampoco era mi momento.

Ahora ya con dos años hemos vuelto al equilibrio, ella me pide y si no estamos en casa negociamos si le doy o no, sigue dándome mucha pereza desvestirme para darle el pecho en la  calle, así que le digo que la teti la puede tomar cuando lleguemos a casa porque hace frío, la doy un abrazo y la ofrezco agua por si tiene sed, la sorpresa es que ella suele aceptarlo, claro que siempre que no esté mala o por algún motivo que no se hace visible la necesite,  así que sin problemas.

Muchas personas me preguntan hasta cuándo y la verdad es que no me he puesto fecha, durará hasta que mi hija Y yo, o hasta que mi hija O yo queramos, ya se verá…mientras sigo viviendo cada etapa, que es única, ya que todo pasará, como todo en la crianza.

¿Qué cosas me sirvieron saber durante la lactancia materna?

  • Pensar que todo pasa y que todo llega, al principio creí que los dolores y las grietas durarían siempre pero no, todo pasa.
  • Usar Calenduflor para regenerar los pezones, probé muchas cremas y esa a mí me fue genial, no es necesario limpiarse cuando el bebé vaya a mamar y es de homeopatía, hecha a base de caléndula.
  • No ponerme fechas ni tiempos, se disfruta más dando el pecho a mi hija mirándole la cara y no al reloj.
  • Pedir asesoramiento e información, no sirve de nada pensar que algo estarás haciendo mal porque no sé quién no tiene grietas, o no le duele o no sé qué, no te juzgues, consulta con tu matrona, con una asesora de lactancia o con páginas como http://albalactanciamaterna.org/
  • Ser firme con mis decisiones, hay que ver la cantidad de gente que sin preguntarles deciden dar su opinión sobre todo, cuando debes dar el pecho, cuanto tiempo…
  • Hacer colecho, en mi caso dar el pecho a mi hija  con su cuna pegada a nuestra cama fue un descubrimiento, yo descansaba más y todo me resultaba más fácil.
  • Llevar mochila para cuando estábamos en la calle poder darle el pecho y que luego se quedara dormida sin tener que andar cambiándola de un sitio a otro, además así soltaba sus gases, cosa que le venía muy bien para evitar los cólicos.
  • Encadenar despertares con el pecho, así pasó de tener micro siestas de 30 minutos a siestorras de casi dos horas.
  • Aceptar que las cosas cambian, el paso del tiempo hace que la lactancia pase por numerosas fases.
  • Disfrutar de los momentos que me quedan con mi hija al pecho, aprovechar esos instantes, que solo son nuestros.

Y a ti , ¿qué te sirvió o te sirve en la lactancia?

Si quieres que te ponga en contacto con alguna asesora de la lactancia escríbeme a info@patriciacoach.com y te pasaré su contacto para que puedas disfrutar de la lactancia

Un Abrazo

Patricia Coach

Add A Comment